TESTIMONIOS TTG

ALUMNOS DE LA FORMACIÓN DE TERAPEUTAS TEATRALES

José Miguel Barahona Martínez

Psicólogo Clínico, Psicodramatista y Terapeuta Gestalt (EMTG)

Recomiendo esta formación como puedo recomendar a cualquiera el acceso a una experiencia vital transformadora. Un camino personal para descubrirse sin las máscaras cotidianas, para poder vivir de una manera más auténtica, mejor. Y en paralelo es un aprendizaje síntesis de arte y terapia que permite avanzar hacia el desarrollo de una profesión de ayuda. La teatro terapia emplea los caminos escénicos -el juego, el cuerpo en acción, la música, la literatura y el arte en general- para transformar la mirada, para ampliar creativamente la propia identidad y lograr un trabajo integrador sobre las tres bases gestálticas: conciencia, presencia responsabilidad. La formación ha sido para mí un espacio de libertad donde expresarme y explorar libremente los asuntos pendientes, para aventurarme a nadar en aguas profundas sintiendo el cuidado del grupo y el acompañamiento y profesionalidad del equipo de la escuela. Como clínico recomiendo la TTG a todo aquel que a busque crecer como persona al tiempo que afinarse como instrumento terapéutico, ampliando de paso el propio arsenal técnico con aportes expresivos idóneos para dinamizar un grupo.

Isabel Clara Álvarez

Psicóloga clínica y Terapeuta Gestalt (EMTG)

Estoy muy agradecida a la experiencia de estos dos años en la formación de TTG; a ti, Claudia, por tus enseñanzas y tu generosidad; tu modelo de una autoridad firme, auténtica y presente; y especialmente por verme la vulnerabilidad y atenderla con calidez cuando más he necesitado. Por tu confianza en mí. Al grupo, heterogéneo, auténtico y entregado, un lugar en el que he podido mostrar como nunca mi torpeza y mi inseguridad sin máscaras. Un desafío y un regalo. Y por supuesto, a lo que ha brindado el teatro en mi vida y en mi trabajo. Una piedra angular en mi conquista por algo, que me llevará todavía muchos años, pero que siento que voy encaminando… la libertad para ser.

Pilar López Mijares

Actriz de doblaje

He disfrutado muchísimo en esta formación y estoy muy agradecida tanto al grupo que ha resultado ser magnifico, muy variado en edades, personalidades y problemáticas, presente siempre, abierto y con entrega, sincero, maduro y sin concesiones, como a Claudia que desde el principio supo crear y mantener una buena matriz de trabajo, con su profesionalidad y buen hacer, con la excelente metodología y su sabia dirección y mirada; Todo ello me ha permitido moverme con mucha libertad, llegar a profundizar y explorar muchos aspectos personales y sentirme muy viva. Vaya para todos mi agradecimiento y cariño. Ha sido también un disfrute conocer y hacer prácticas con los profesionales que nos han acompañado. Siento que he crecido en estos dos años. Y también que he aprendido. Me gustaría seguir ampliando conocimientos de Gestalt y por supuesto pasar a la práctica como terapeuta sin miedo y con creatividad. Muchas gracias Claudia Fres.

Ana Martínez Ferrer

Trabajadora social y terapeuta Gestalt

Para mí la Formación TTG ha sido como descubrir un canal de enorme caudal para conectar conmigo misma, con lo que se estaba moviendo aquí adentro, poner conciencia, ser capaz de expresarlo, de exponerme ante los demás con autenticidad, también con mis miedos, con esas partes de mi misma que no podían ser vistas, porque pertenecían al mundo de lo despreciable y lo feo… A través del teatro y de la mirada amable del grupo he podido sacar a la luz todo esto y llegar al final del trayecto mucho más clara, más amable conmigo misma, más completa, mucho más persona… y desde aquí, desde la emoción de todo lo hermoso que he compartido en este tiempo me siento feliz y agradecida y mucho más capaz de acompañar a las personas con las que trabajo en este proceso.

Mara Carabaña Gutiérrez

Integradora social

Inmensamente agradecida.
Agradecida a TODO lo vivido en estos dos años.
Agradecida a la guía, a la facilitación recibida por Claudia; por sus brazos, por ella.
Agradecida a la mirada custodia de Paulina.
Agradecida al espejo respetuoso de tod@s l@s compañer@s del camino.
Agradecida a la metodología que, con sumo cuidado y dosis de amor, ha ido aportando
luz donde mi ignorancia veía oscuridad o no veía.
Agradecida a descubrirme. Conocer aspectos de mí, de mi ser, que me enriquecen y
permiten vivir de una manera más liviana, más libre.
Agradecida al crecimiento, a la flexibilidad que he experimentado en mi carácter y está
permitiendo reencontrarme.
¡Inmensamente agradecida!

Aurora Bellido Duque

Terapeuta Gestalt

La Formación en Teatro Terapia Gestalt ha resultado ser un proceso de transformación y de gran enriquecimiento personal y profesional.

Gracias a ella he sacado a escena mi parte más esencial, sin máscaras, descubriendo la fuerza de lo auténtico, con gozo y diversión.
He habitado distintos personajes, sus movimientos, su vestimenta y su manera de estar en el mundo, que me han permitido iluminar partes olvidadas de mi sombra e integrarlas en mí.

He aprendido a reconocer el conflicto como una oportunidad de crecimiento, en lugar de como un problema.

He experimentado cómo una misma realidad se puede interpretar de distinto modo dependiendo del personaje que la mire.

He disfrutado de una cultura grupal de respeto al compañero y a la tarea.

En definitiva, la Teatro Terapia Gestalt ha supuesto para mí una poderosa herramienta, creativa, dinámica, lúdica, adaptable, transformadora… llena de infinitas posibilidades para el crecimiento.

María Mas

Actriz

La palabra que me viene es Gracias.
Gracias Claudia por estos dos maravillosos años.
Gracias a cada uno de los profesores y a mis compañeros por ayudarme a conocerme, a comprenderme sin juzgarme, a valorarme, a amarme. Sé que aun me queda mucho camino por recorrer y aprender, pero no olvidaré que me enseñasteis a SER.
Ser todo aquello que quiera ser.
El teatro es vida!!!
GRACIAS DE CORAZÓN.

Nydia Crespo

Actriz

La transformación vital más potente que he vivido personal, emocional y profesionalmente.

Dos años en los que me he descubierto como persona, encontrándome con mis diversos personajes, viéndome en mi luz y en mi sombra, reconociéndome en mi verdadero ser.

Todo este proceso de autoconocimiento me ha llevado a darme cuenta de mis necesidades, de saber qué hacer con mi vida, me ha proporcionado las herramientas necesarias para dudar-me, observar-me, escuchar-me, aceptar-me y decidir-me.

Vivenciarlo desde el teatro, sin juicio, cobijada, arropada y sostenida por Claudia, Silvia y el resto de compañer@s y profesorxs, haciendo de la escena un espacio seguro y de confianza donde permitirme expresar y ser, ha sido maravilloso, reconfortante.

El teatro y la Gestalt se han convertido en mi modo de vida, una nueva perspectiva viva, fresca y consciente de ver, ser y estar en el mundo.

Eneko Albizuri

Responsable de Comunicación. Agencia Vasca del Agua.

He vivido la TTG como una bellísima e intensísima experiencia grupal tanto vivencial como formativa.
Yo lo he vivido como un darme al juego teatral para que este me devuelva una preciosa información con la que repensarme, resentirme, removerme. Es moverme para enraizarme; es fluir para robustecerme resilientemente; es salirme de mí para encontrarme; es dejar la rigidez de la artificialidad de una supuesta viga de acero para recuperar la enraizada finura del junco más orgánico al viento. Es jugar con mi ser y mi estar en el mundo, en un espacio seguro, para investigar mis contornos, mis oquedades, mis debilidades, mis potencialidades… más allá de lo que la cotidianeidad me lo permite
Y destaco, por último, la solvencia en la dirección del trabajo por parte de Claudia y su plantel de colaboradores, y la humanística liberalidad con la que se acercan al trabajo de todxs y cada unx de lxs participantes. Un regalo para el ser.

Laura González Bermejo

Psicóloga y Terapeuta Teatral

La palabra que primero me viene es TRANSFORMACIÓN. Creo que ha sido un proceso de ser más consciente de todo. Creo que la Laura de ahora es distinta a la Laura que empezó hace dos años con pánico escénico a salir al escenario, con las mil dudas y mi juez severo mirando por detrás de mi hombro de si lo estoy haciendo bien o mal, a parte de la mirada crítica del público… que no es más que mi juez disfrazado en frente. Para mí la TTG es una herramienta en la que me he dado permiso poco a poco de ser auténtica, quitándome poco a poco esas máscaras que no hacen más que cegarme de la realidad. Con una gran guía en el transcurso del trabajo, que me ha ayudado a quitarme las vendas de los ojos, a veces me he rebelado por no darme cuenta… y ese momento ha sido frustrante… después me he dado cuenta… y ese momento fue aún más desolador. El momento de más oscuridad de la noche es antes del amanecer. He aprendido que cuando se es consciente de las cosas que no queremos ver de nosotros mismos, surge el cambio, la transformación, ya que lo que antes hacíamos de manera automática, al ponerle consciencia, cambia, podemos ser más auténticos, y en definitiva, darnos cuenta, que es lo más bonito en esta vida, estar presente. En definitiva, me quedo llena, agradecida e ilusionada.

Gracias por acompañarme en este camino Claudia, has sido una gran guía.

Paulina Ramírez

Psicóloga y Terapeuta Gestalt

Es difícil resumir los aprendizajes cuando todavía siento que estoy haciendo la digestión de todo lo vivido en estos dos años de TTG. Lo que en mí ha calado más hondo son dos aspectos que me han sorprendido por su frescura.

Uno es el respeto a lo que sucede en escena: la consigna sagrada de que toda propuesta escénica debe ser respetada y de que todo lo que me sucede como persona  con el rol que estoy interpretando sirve como autoconocimiento, me ha llevado a sostener momentos de miedo y vergüenza en escena que me han ayudado mucho a detener mecanismos dañinos y experimentar mi torpeza, mi sensación de inocencia y mi sensualidad por ejemplo, lo que me ha llevado a construir nuevas estrategias conductuales, emocionales y mentales para enfrentar dichas situaciones y mecanismos dañinos.

El segundo aprendizaje es que es el personaje quien enfrenta al actor a sus mecanismos neuróticos y le da a posibilidad de poner en juego una nueva actitud de vida. Ese es el valor de la TTG para mí: Lo viejo se transforma en nuevo en el escenario con una ligereza mágica, pues la ficción pone de relieve el mecanismo de tal forma, que somos capaces de verlo y actualizarnos en una actitud más sana para nosotros mismos y para los demás.

Mariana del Moral

Terapeuta Gestalt. Diplomada en Trabajo social

Para mi la formación en TTG  ha sido un gran viaje. Desde que empecé a trabajar con Claudia me fascinó la potencia y la capacidad sanadora del teatro. El teatro nos regala la posibilidad de explorar y encarnar todos esos personajes internos que nos habitan… que habitamos…

Siempre un juego, bendito el juego… la risa y la danza de los cuerpos…. Hemos vuelto a ser niños, hemos sentido… he transitado espacios y escenarios nuevos gorditos de sentido… y he visitado caminos viejos que se han expandido y que hoy llevan a otros lugares… hemos sido adultos, responsables y más conscientes… he ido encontrando herramientas personales y profesionales que me ponen en un lugar de más presencia, más conciencia y más libertad.

Y tanta magia… para mi la TTG es magia en acción. Somos creadores de universos y qué suerte, y qué alegría y cuanto amor al sentirlo acompañada… probando… jugando…

De la mano de Claudia siempre un placer, una aventura, un aprendizaje, una alegría que hace más grande el corazón; de la mano de mis compis, maestros y directores de su propia obrita de teatro siempre gracias, un gusto inmenso y un espejo maravilloso.

Miguel Ángel Blanco

Actor

El teatro es vida y la vida es un teatro. Un lugar donde interpretas un personaje sin darte cuenta. Hasta que aprendes a colocarte en otro lugar y entonces puedes ver que eres mucho más que ese personaje. Puedes ser el actor, el espectador que contempla lo que le pasa al personaje, incluso puedes verte escribiendo la obra y dirigiéndola. Y si vas hasta el infinito y más allá, podrás sentir que eres sólo el espacio en el que todo ocurre, el espacio del teatro mismo. La NADA que lo contiene TODO.

La TTG es ese espacio VACÍO y LLENO, que te permite tomar conciencia de lo que eres a través del juego teatral, del juego de la vida.

Esta formación, a través del encuentro mensual con el grupo, con los profesores de la escuela, con el teatro y el trabajo terapéutico, ha traído, sin dudarlo, más luz a mi vida en este maravilloso teatro.

Gracias Claudia.

Chus Penas

Profesora

Esta Formación me está dando la oportunidad de ir delimitando hasta dónde llega el personaje que me he ido construyendo a lo largo de mi vida, ver sus fronteras, reconocerlas y cruzarlas. Mediante las distintas experiencias he podido ampliar mi territorio, descubrir partes de mí misma ignoradas, repudiadas, ocultas, dar luz a rincones insospechados y llevarme sorpresas, agradables unas y desagradables otras, pero con cada una noto que voy ganando territorio. Me amplío y me reconcilio. Me alejo de la rigidez de estar sujeta y encasillada en un traje que, afortunadamente, se me empieza a quedar pequeño y me resulta aburrido.

Y estas vivencias se realizan en un ámbito seguro, dentro del marco del teatro, del juego, del “como si”, rodeada de compañeros en los que confío y guiadas por magníficos profesionales encabezados por Claudia, cuya mirada, siempre atenta, firme y tierna a la vez, da confianza y hace que la experiencia sea siempre rica.

Para mí es vivir con red, arriesgarme a dar saltos mortales. Después de esto, la vida es algo más fácil, y yo, más valiente.

Sandra Aguirre Gallego

.Psicólogo General Sanitario (Nº Colegiación M-30602) Terapeuta

El teatro me permite salir de mi personaje, experimentar la vida desde otro sitio. Descubrir y vivir mil y una emociones.

La terapia Gestalt me acompaña en este proceso, un proceso de crecimiento, un proceso que me completa, me une, y me libera de cada personaje. Viéndolo en mí. Aceptando y trascendiendo.

En definitiva, esta formación aporta un camino de juego y libertad hacia uno mismo. Hacia una mirada que acoge, acepta, permite y valora cada parte, cada sentimiento, cada personaje.

Una formación imprescindible en este viaje de acompañamiento, en mi caso, tanto personal como profesional.

Gracias Claudia.

Óscar Cortés Salás

Promotor/Productor de artes escénicas y manager. Formado en Terapia Gestalt y en Teatro.

La Teatro Terapia Gestalt me ayuda a ser más expresivo,  pues actuar desde la vivencia deja fluir mis emociones con libertad y sin juicios en un espacio seguro para aprender jugando. Me ayuda a reconocer mis sentimientos y  me otorga la capacidad de darme cuenta y responsabilizarme sobre mis acciones.

He aprendido técnicas  aplicables y válidas  tanto para psicoterapia como para el teatro. Estas me han ayudado sobre todo en mi camino a la realización personal.

He depositado mi confianza  en la Escuela Española de Teatro Terapia Gestalt bajo la dirección de Claudia Fres, pues me han brindado la oportunidad de mejorar en la parte humanista y a la vez tener un mayor auto conocimiento, y gracias a esto mejorar las relaciones interpersonales y una mayor conciencia de mi vida.

Yose Pardo

D. Trabajo Social. Educadora social. Terapeuta Gestalt.

Excepcional formación a nivel de contenido, pero fundamentalmente el trabajo humano que desarrolla Claudia y su equipo de terapeutas. Me siento acompañada y apoyada.

Trabajar con mis personajes, mis sombras, mis luces, mi fuerza y mi debilidad, reconocer mi potencial, lo que soy y lo que no es lo que me permite la formación de Terapeutas Teatrales..

No solo el trabajo es individual, al ser la formación en grupo, se enriquece la experiencia, me permito ser vista y ver, apoyar y apoyarme, confrontar y ser confrontada. Verme en mis hermanos de formación me ayuda a crecer

Pilar Martín García

Profesora de Pedagogía Terapéutica

Me siento feliz. Ayer fue el último taller de formación en TTG. Y siento tristeza por despedirme de este espacio mensual que nos reunía y por otra parte una plenitud que pocas veces he conocido. Esta formación me ha aportado mucha paz y confianza porque me ha ayudado a verme y aceptar tanto mi fuerza como mi debilidad, mi ser centro y mi retirada y aceptar amor y darlo. Este espacio tan creativo, vivo y amoroso me ha enseñado que lo mejor de mí es todo, que lo creía más oscuro forma parte de mi luz.

Me siento orgullosa de formar parte de la primera promoción de la Escuela, de tener como compañeros y compañeras a estas personas tan hermosas, de sentirme preparada para dar el paso a un nuevo camino. Y un gran agradecimiento a Claudia, mi maestra, por su cuidado en todos los detalles, su fuerza y su ternura.

La vida me sigue poniendo cosas tan bonitas como ésta en el camino y dándome ilusión para tomarlas. Gracias

ALUMNAS DE SEMINARIOS INTENSIVOS TTG

Belén Gómez Díaz

Actriz

Me ha fascinado el trabajo de Claudia y la combinación del Teatro con la Terapia Gestalt por su capacidad para reconocer, aceptar y valorar cada sentimiento y por su potencial como camino de crecimiento personal.

Con este taller siento que me voy más completa, conociéndome y reconociéndome un poco mejor.

Gracias al juego del teatro, con cada personaje al que le presto mi cuerpo, mi voz y mis emociones, descubro algo nuevo de lo que hay en mí y aprendo a escuchar y a reconocer la grandeza del otro.

Muchas gracias a todo el grupo y en especial a Claudia. Continuaré el camino.

Belén Antón

Marketing y comunicación para TV

Hola Claudia,
Acabo de llegar a casa y no he podido reprimir el impulso de mandarte un mensaje de agradecimiento por tu clase de hoy. Se que no hay que apegarse a la euforia, tampoco es exactamente así como me siento, dejémoslo en gran sensación de alegría y bienestar. No es el objetivo que busco yendo a la clase, pero bienvenida sea esta energía maravillosa.
Que ha habido en esa conexión con las manos, las propias y las ajenas? El baile después era puro deleite.
Un abrazo

ALUMNAS DE SEMINARIOS TTG EN:
Centro de día para mujeres iberoamericanas Pachamama, Madrid 2009

P.L. 40 años

Ecuador

Me encantó aprender a encontrarme con mi cuerpo y relajarme, entendí que debo dedicarle un tiempo a mi cuerpo y en general a mí misma. Me divertí mucho interpretando partes de mí y, creyendo que inventaba otras, descubrí que todo es como un teatro y que cada una de nosotras somos muchos personajes que a veces no conocemos. Gracias por todo querida maestra. Que Dios la bendiga.

M.E. B. 38 años

Ecuador

Querida maestrita, te diré que soy como una vasija de barro llena de agujeros hechos por la soledad y el dolor de no tener a los míos aquí. Pero tú, con ese don que Dios te ha dado para llegar al fondo de nuestras angustias, has tapado, no solo unos agujeros, sino que, gracias a tus clases he aprendido a comunicarme mejor y a soltar algunos miedos. Gracias y que Dios te bendiga.

L.R. 45 años

Perú

Esto que hicimos no es un teatro cualquiera, es terapia, para descubrir a las actrices que somos y los personajes que tenemos, algunos nos hacen daño y otros nos ayudan a enfrentarnos con las dificultades (…) Me gustó ver cuántas máscaras utilizamos en el teatro de la vida. Gracias.

Suscríbete a nuestra lista de correo para estar informad@